CON PROYECTO DE CONGELAMIENTO DE ARANCELES INICIA SU RECTORÍA EL DOCTOR ENNIO VIVALDI

rector_enio_vivaldi


Desde la perspectiva de analizar “¿Qué quiere hacer Chile con esta universidad que le pertenece?”, la primera autoridad de la corporación, profesor doctor Ennio Vivaldi, en su discurso inaugural señaló que “la gratuidad de la educación superior marca la diferencia entre un joven que tiene una deuda pecuniaria con un banco y un joven que tiene una deuda emocional con un país. Es tal la importancia que esta rectoría otorgará a la formación de una conciencia social en los estudiantes, que vamos a presentar al Consejo y Senado Universitario un proyecto de congelamiento de aranceles a partir del 2015, financiado con fondos centrales, como un gesto unilateral de compromiso con la gratuidad universitaria”.

 Este y otros importantes anuncios fueron los que realizó el profesor Vivaldi durante el acto solemne en el que asumió como la primera autoridad de la Casa de Bello por los próximos cuatro años. La ceremonia se efectuó el 16 de junio de 2014, durante la cual el rector saliente, profesor Víctor Pérez, impuso la Medalla Universidad de Chile a su sucesor. En la actividad estuvieron presentes el ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre,  así como directivos superiores de diferentes ámbitos nacionales y de unidades de nuestra corporación.

Facilitar diálogo con el Estado

En su discurso, el profesor Vivaldi se refirió al marcado sentido de pertenencia que genera la Universidad de Chile en todos quienes la integran, quienes además se sienten dueños de ella. Posteriormente, recordó la pérdida de compañeros de estudios, tales como Carlos Lorca y Jorge Klein, y de profesores como Enrique Paris.

Luego, citó las palabras de su antecesor en 1963, el profesor Eugenio González, quien sentenció que “La universidad es una institución nacional, es un órgano del Estado. Por ello, debe estar al margen de la política partidista, de las disensiones ideológicas y confesionales; pero, por su condición de entidad moral, no puede estar al margen de los imperativos de la justicia que impulsan el progreso social”.

Por lo anterior, el rector dijo que “queremos hoy participar en grandes proyectos de trascendencia nacional y acrecentar diálogos entre la universidad y el gobierno, el Congreso Nacional, diversas cosmovisiones y actores relevantes. Pensamos instalar una estructura en nuestro gobierno universitario que facilite interfaces con comisiones de la Cámara de Diputados y el Senado, ministerios, grupos de estudio y otras estructuras sociales”.

Refiriéndose a la injerencia en materia de educación pública, el rector Vivaldi manifestó el interés institucional en contribuir a su reconstrucción en todos los niveles y en la formación de nuevos pedagogos, pues “una buena educación pública de calidad es la única garantía de que la educación privada deba ofrecer distintivos que la justifiquen. La percepción de que sólo pagando se puede alcanzar una educación que posibilite el ingreso a las mejores universidades, puede resultar en que Chile ofrezca al mundo un concepto inédito: “la educación privada obligatoria”. A su vez, y en cuanto a salud, dijo que el interés está focalizado en institucionalizar un gran programa de formación de especialistas en el contexto de una política de Estado. De hecho, añadió, “son múltiples los temas atingentes al sector público en los que podemos y debemos tener presencia institucional: sustentabilidad, agua, catástrofe, vivienda y espacio público, energía, redes fotónicas, políticas de género y los temas jurídicos como reforma procesal civil y la nueva Constitución”.

Otras medidas

Otros de los anuncios realizados para discutir su implementación a partir de 2015 en materia económica, se refirieron a una política explícita de fijación de sueldos para los niveles directivos superiores, así como a medidas para comenzar a revertir las desigualdades por factor género y las desigualdades entre académicos de distintas facultades.

“Otro gran objetivo que nos proponemos es la búsqueda de mecanismos de encuentro entre las autoridades del país, las universitarias y el movimiento estudiantil. Existe una energía potencial enorme en la creatividad y compromiso de los jóvenes. Es la responsabilidad de todos que ella se canalice constructivamente y no se disipe inútil o, aún peor, destructivamente”.

Por último, señaló que la Casa de Bello propiciará el debate público, para lo cual deberá contar con un canal de televisión y fortalecer otros medios de prensa y editoriales.

Fuente de información: http://elpulso.med.uchile.cl/20140620/noticia3.html